LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

11 de noviembre de 2016

LA ROTONDA, A LA BARCELONA D' ABANS, D' AVUI I DE SEMPRE...11-11- 2016...!!!

MI VIDA Y MI HISTORIA
Edifici modernista La Rotonda, c. 1920. AFB. Autor desconegut.
1924.- METROPOLITAN HOTEL (Avda Tibidabo, 2 y 4)
1924_- METROPOLITAN HOTEL (Avda Tibidabo, 2 y 4)
Metropolitan nº 3



Saló del vestíbul,  Metropolitan nº 4, 1924.
La Rotonda, Av. Tibidabo. 1965.
Foto 2016, del fenomenal blog de  Sr. Valentí Pons Toujouse.

(Miren este enlace a continuación de como ha quedado, muchas gracias Valentí, por tus fotos, un abrazo)

Este escrito es de reivindicación. Por otra parte, es de esperar que una vez restaurado se pueda admirar su fachada desde hace tiempo medio tapada en la parte baja  y el mirador sostenido por ocho columnas, una maravilla arquitectónica para mi gusto, a pesar de que ha perdido unos mosaicos que simbolizaban los deportes que se practicaban en el 1900. 
Frente a La Rotonda, al otro lado de la avenida, están los Jardines de La Tamarita, un espacio sosegado al que se entra por la avenida de la Bonanova. Ahora de uso público, fue el jardín de una finca de un industrial del algodón, que hizo edificar una casa señorial a principios del siglo pasado, hoy sede de la fundación Blanquerna. 
Un poco más arriba, en la misma mano izquierda, hay desde hace un par de años un moderno hotel el Abac que ocupa parte de la que fue la antigua residencia de Madronita Andreu. Esta señora, nacida a finales del siglo XIX, fue una intelectual de la burguesía catalana de los años veinte. Hija del Dr.. Andreu, Madronita Andreu era una mujer moderna y viajera, avanzada de la época, muy aficionada al cine y a las artes escénicas (un teatro que había en la casa ocupa la cocina del hotel actual) que se casó con el petrolero norteamericano Max Klein, uno de los introductores del baloncesto en España. 
Siguiendo hacia arriba, también a la izquierda, los números 17 y 19, está la Torre del Doctor Andreu, una vivienda espléndido de color rosa pastel, obra de Enric Sagnier, que actualmente está ocupada por la Mutua Universal. 
Una curiosidad: durante los años de la guerra civil (1936-1939), el edificio fue el consulado de la URSS. Como el lugar era un objetivo prioritario para los aviones franquistas, se construyó un refugio subterráneo para proteger el personal de los bombardeos. Este búnker, que cuenta con varios despachos y salas de reunión, cocina, dormitorios y letrinas, se conserva en perfecto estado y puede ser visitado, de manera restringida, con permiso de la Mutua...
Lo que es ahora la Avinguda del Tibidabo era una zona despoblada de Barcelona a finales del siglo XIX. Pero por la iniciativa de un farmacéutico, el doctor Salvador Andreu que hacía mucho dinero con la comercialización de unas pastillas para la tos que llevaban su nombre quien junto con otros prohombres de la época había constituido la empresa SA Tibidabo, se convirtió en un lugar con glamour a partir de 1897, cuando el famoso arquitecto Puig i Cadafalch comenzó la construcción la Casa Muntadas, la primera de las viviendas de la avenida. 
Desde entonces, el kilómetro y pico de la calle se puso de moda y se instalaron las mejores familias de la burguesía catalana para veranear en ella, o para vivir todo el año. Banqueros, empresarios y aristócratas, todos se hacían una casa, a cual mejor, diseñadas por los arquitectos de más prestigio. Y lo que resulta curioso es que, a pesar del paso del tiempo, la mayoría han resistido el afán demoledor de las constructoras y se han conservado. 
Ahora ya no vive nadie aquí, y las casas están ocupadas por empresas, consulados, colegios o lugares de ocio nocturno, pero la atmósfera de la calle se mantiene casi intacta a como era hace cien años.
Vale la pena seguir su fisonomía mientras, como decía, subimos corriendo poco a poco, para ir al Pla dels Maduixers, el Km cero del circuito de la Carretera de les Aigües, el lugar más concurrido por los corredores populares y algunos de elite para entrenar los fines de semana.
El primero de los edificios que llama la atención es el que hay a la derecha del comienzo de la avenida, conocido como La Rotonda, justo donde arranca el Tramvia Blau. En sus orígenes, este magnífico inmueble modernista inaugurado en 1918 fue un hotel, El Metropolitan. Fue, durante muchos años, un lugar lujoso y de renombre, donde actuaba a menudo Alfredo Krauss en uno de sus salones. Más tarde, en los 70, el hotel cerró, y hasta hace pocos años fue un hospital geriátrico. Ahora, su estado es lamentable:

Y está prevista una imponente remodelación 

https://mtvo-bcn.blogspot.com.es/2011/06/barcelona-y-la-dejadez-del-ayuntamiento.html


del espacio interior, que algunos consideran un peligro porque, según dicen, transformará sustancialmente el atractivo del edificio...



http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/rotonda-inicia-nueva-vida-en-octubre-5253257

No lo ha hecho bien el "nuñito"


4 comentarios:

Tot Barcelona dijo...

me ha gustado mucho las explicaciones del edificio.
Algunas de las fotos son magníficas.
Un beso
Salut

Mª Trinidad Vilchez dijo...

Bueno, en mi modesta opinión, cuando ves el blog del el Sr. Valentí, me doy cuenta que se ha conservado mucho de La Rotonda antigua, el antes , el después, y el ahora actual, tengo que ir un dia de estos, pero estoy resfriada y no estoy para tirar cohetes y el finde, cama, sopa y descanso y eso que tenía otras cosas que hacer, pero ya se harán, yo soy primero.
Un beso Miquel y muchas gracias.BFDS.

Arquitecte crític dijo...

Hola Mª Trinidad, hace tiempo que he estado ausente de internet porque todo esto de la Rotonda me sacaba de quicio, la parte que no han derribado ha quedado bien, sólo faltaría que, encima de todo lo destruido, el Núñez y Navarro no se hubiera esforzado teniendo como tenía los ojos de todo el vecindario puestos encima. Pero se ha perdido todo el interior noucentista, el gran salón de banquetes que era una maravilla y que en esta entrada reflejas tan bien con esa foto preciosa que encontraste. Que se ha actuado negligentemente queda muy evidente sólo con observar como ha quedado la fachada original encarada a la montaña del Tibidabo, donde de las tres hileras de ventanas modernistas que había sólo se han conservado dos. Aparte de que el patio interior de manzana, que podría haber sido un bonito jardín abierto, ha sido edificado en su práctica totalidad. Los edificios no son sólo una fachada, a pesar de que en esta ciudad-escaparate en que se ha convertido Barcelona cada día sean más los edificios reducidos a cáscarones vacíos.
Cuídate mucho de tu resfriado y ponte buena pronto.
Un abrazo

Mª Trinidad Vilchez dijo...

Hola , Arquitecte crític:

Todo que se se ha perdido la culpa la tienen los AY UNTAMIENTOS, que se lo han consentido al "nuñito"; yo he hecho muchos post sobre la Rotonda, porque hace 37 años que vivo en Barcelona, soy de Sabadell, y era un placer subir por la escalera de los ferrocarrils, y ver semejante belleza, tengo post sobre las obras, y la destrucción de los interiores y por más protestas y denuncias los AY UNTAMIENTOS, sea cual fuese el alcalde y sus regidores lo han permitido.
Solo tengo las fotos del estupendo blog del Sr. Valentí Pons Toujouse, y he puesto su enlace, que tuvo la suerte de ir a su inauguración.
Muchas gracias por tu comentario, y este finde me cuidaré mucho, muy amable de tu parte.
Un cordial saludo, gracias.